¿Qué hacer en Saint-Germain-des-Prés? 8 ideas para su visita

| |

A dos pasos del barrio latino se encuentra el famoso barrio de Saint-Germain-des-Prés. Ubicado en el corazón del distrito 6 de París, este barrio chic y moderno siempre ha sido un referente de la vida intelectual parisina y desborda de pequeñas librerías, cafés y galerías de arte.

Café de Flore
Crédito : ayustety bajo Creative Commons 2.0

 

 

1) El Odéon

(Place de l’Odeón M4 o M10: estación Odeón)

Teatro Odéon
Crédito : Thesupermat / Wikimedia Commons bajo Creative Commons 3.0

En el extremo sur del barrio de Saint-Germain-des-Près se encuentra el reconocido teatro Odeón. Este edificio, construido a finales del siglo XVIII, es el primer teatro monumental de la ciudad. En sus orígenes, estaba destinado a acoger los actores ordinarios del rey, que no tenían suficiente espacio en su antigua sala. La sala de representación está diseñada “a la italiana”. El escenario tienen forma cúbica mientras que la sala es semicircular y los ocupantes de la platea se instalan en bancas, toda una novedad para la época, puesto que hasta ese momento, los miembros de la orquesta debían permanecer de pie. Si bien los interiores imaginados por Wailly son relativamente originales para la época, la parte exterior de la construcción, concebida por Peyre, es bastante clásica, dado que retoma los elementos arquitectónicos del neoclasicismo, un estilo en boga durante el siglo XVIII.

El teatro se inauguró finalmente en 1782 en presencia de la reina Maria Antonieta. Tras numerosos cambios de nombre y dos incendios, hoy en dia aun sigue en pie y da la bienvenida a numerosas tropas de artistas. Aunque no es posible visitar el teatro fuera de las fechas de representación, en su página web podrá observar imágenes del vestíbulo y del interior del teatro en general.

La ubicación estratégica del teatro permite descongestionar un barrio hasta entonces saturado. En efecto, el teatro Odeón da a cinco calles diferentes y permite acceder más rápidamente al Boulevard Saint-Germain.

Si toma dicho bulevar en dirección oeste, llegará a la iglesia Saint-Germain. Ya en el bulevar, podrá disfrutar de numerosas tiendas de grandes marcas que rodean los muelles, así como de los negocios que se encuentran en el Marché Saint-Germain, un pequeño centro comercial a la altura del metro Mabillon.

Tanto en verano como en la época de fiestas, el bulevar se ilumina y anima, especialmente del lado de la iglesia Saint-Germain. En este sector se instalan, en pequeñas cabañas, comercios provisionales que ofrecen pasteles, dulces y productos artesanales hechos a mano.

 

2) La abadia Saint-Germain

(M4 : estación Saint Germain ou M10 : estación Mabillon)

Iglesia Saint Germain
Crédito : HowardMorland / Wikimedia Commons bajo Creative Commons 3.0

En la esquina del bulevar Saint-Germain y la rue Bonaparte se eleva la abadía Saint-Germain. Originalmente, el barrio estaba organizado alrededor de este lugar de culto durante la Edad Media.

Si bien es cierto que actualmente Saint-Germain-des-Près se considera un barrio céntrico de París, en aquella época no formaba ni siquiera parte de la ciudad. El rey merovingio Childebert I y el obispo de París fundaron la abadía hacia mediados del siglo VI. La iglesia abacial sirvió de necrópolis real hasta la construcción de la Basilique Saint Denis y guardaba numerosas reliquias que han desaparecido. Actualmente, la única construcción que sigue en pie es la iglesia, las otras construcciones que componen la Abadía fueron destruidas durante la Revolución Francesa, un periodo en el que el Estado tomó posesión de los terrenos pertenecientes al clero. Por lo tanto, durante su visita solo podrá acceder a la iglesia y el palacio abacial.

Estas construcciones datan de la época romana, siglos XI y XII, y forman parte de los edificios religiosos más antiguos de la ciudad.

Aunque la iglesia ha sido restaurada en múltiples ocasiones desde su construcción, la base original siempre se ha conservado. Usted podrá admirar su estilo romano solo o acompañado si decide entrar con una de las visitas guiadas que se organizan cada martes y jueves a las 15:00 y el tercer domingo del mes a las 15:00 también. No se necesita reserva alguna para que un guia apasionado por la historia de esta construcción monumental le haga descubrir la historia de los 15 siglos de fe cristiana que ha visto pasar este monumento. En el blog de la parroquia de Saint-Germain-des-Près podrá encontrar la cronología completa de las construcciones que hubo en el lugar y consultar los horarios de las misas cotidianas.

 

3) El museo Eugène Delacroix y la academia de bellas artes

Institut de France
Crédito : Benh LIEU SONG / Wikimedia Commons bajo Creative Commons 3.0

Los fanáticos del arte no saldrán decepcionados si visitan este barrio. Aquí podrán visitar el museo Eugène Delacroix, antigua residencia del pintor romántico, de 1857 hasta su muerte en 1863. El artista, que sufría de graves problemas de salud, decidió mudarse a Saint-Germain-des-Près para estar más cerca de la iglesia de Saint-Sulpice en la que se le había encargado decorar la capilla. Si bien es cierto que diferentes inquilinos ocuparon el apartamento después de su muerte, éste permanece intacto hasta nuestros días. La Société des Amis Eugène Delacroix se hizo cargo de la conservación del lugar, antes de organizar su transformación para convertirlo en un museo.

Desde 1932 dicha sociedad comenzó a organizar en el edificio una serie de exposiciones, conciertos y conferencias y en 1971 el apartamento fue transformado en museo.

Tal y como lo manifestaba el mismo Delacroix en su correspondencia, el apartamento es encantador, rodeado de naturaleza e incluso para aquellos que no son amantes del romanticismo, vale la pena ir a verlo. El apartamento da a la Place Furstenberg, conocida como la más pequeña y encantadora de París.

Después de entrar en la construcción y descubrir las obras del pintor, podrá visitar la parte trasera del edificio y deleitarse con el jardín. Al igual que el apartamento, el jardin, renovado en 2012, constituye un espacio esencial del museo dado que sus 400 m² sirvieron de inspiración al pintor, particularmente para sus paisajes y bodegones. Le aconsejamos visitar la página web del museo (en francés) que ofrece, ocasionalmente, visitas excepcionales del jardín durante la primavera y el verano.

El museo es muy completo y agradable y lo mejor de todo es que propone precios asequibles (7 euros tarifa plena, gratuito para los menores de 25 años y para todo el mundo en 14 de julio y el primer domingo de cada mes). También existe la posibilidad de comprar un billete combinado Louvre-Delacroix por solo 15 euros).

Un poco más al norte del barrio, a la orilla del Sena, encontrará el Institut de France, que se reconoce fácilmente gracias a su imponente cúpula dorada. Se creó gracias a Mazarin que financió las obras con el fin de crear una escuela capaz de acoger a los estudiantes, provenientes de la provincias, que deseaban estudiar en París. El establecimiento cerró un siglo más tarde, como resultado de la Revolución Francesa, pero fue finalmente reabierto por orden del emperador Napoleón I.

En 1806, se decidió instalar en esta construcción el Instituto de Francia con el fin de reagrupar las cinco academias (la Academia Francesa, la Academia de Inscripciones y Letras Antiguas, las Ciencias, las Bellas Artes y las Ciencias Morales y Políticas) que ya formaban parte del entorno cultural francés desde hacía varios años e incluso siglos. Frente a esta imponente institución se encuentra el Puente de las Artes, el lugar donde hasta hace algunos años las parejas de enamorados colgaban un candado como símbolo de su amor.

Cerca del Instituto de Francia, en el mismo barrio, se encuentra la Escuela Nacional de Bellas Artes, la cual también puede ser una visita interesante. Las visitas guiadas se organizan solamente en junio. Sin embargo, está estrictamente prohibida la entrada a los talleres a personas que no pertenecen a la Escuela. Ocasionalmente, la Escuela organiza exposiciones temporales a las que el público puede acceder (3 euros tarifa plena, 2 euros tarifa reducida).

Direcciones:
Musée Eugène Delacroix : 6 rue Furstenberg, París – Distrito 6 (en francés).
L’Institut de France : 23 Quai de Conti, Paris – Distrito 6 (en francés).
Ecole Nationale Supérieure des Beaux Arts : 14 rue Bonaparte, Paris – Distrito 6 (en francés).

 

4) Peregrinaciones en Saint-Germain-des-Prés

(M4 : estación Saint Germain des Prés ou M10 : estación Mabillon)

Deux Magots
Crédito : Chris Pomeroy bajo Creative Commons 2.0

Si de verdad quiere explorar el barrio, le aconsejamos deambular por las calles vecinas, con el fin de disfrutar no solo de la arquitectura, sino también de las numerosas librerías, tiendas de antiguedades y galerias de arte.

Para comer algo o tomar un café en un entorno elegante y relajado, le aconsejamos el famoso Café des Deux Magots (en francés), muy querido por intelectuales y artistas como Rimbaud, Verlaine y más tarde Sartre y Simone de Beauvoir, que vivían en este barrio. Hoy en dia, además de atraer a numerosas personalidades de la vida política, artística e intelectual francesa, el café le da la bienvenida a un gran número de turistas en un ambiente encantador y ligeramente retro.

Si no le gustan mucho los cafés lujosos, visite el Café de Flore, en el bulevar Saint-Germain, que ofrece el mismo tipo de productos: cocina francesa, platos tradicionales y gastronómicos, entre otros. Como muchos de los cafés de este barrio, este establecimiento otorga cada año un premio literario.

Aunque se trata de lugares agradables, estos cafés son muy lujosos, las cartas y “especialidades” son bastante simples y los precios, bastante elevados. Cuente al menos 19€ por un plato de pasta, 37€ por uno a base de ternera y verduras, 14€ por una copa de helado y 15€ por un café liégeois.

Si busca un ambiente un poco más familiar, visite la brasserie Lipp, la cual ofrece un carta más bien simple, pero a precios interesantes. Este lugar también ha jugado un papel importante en la vida intelectual del barrio, dado que acogía a numerosos poetas de los siglos XIX y XX como Verlaine o Apollinaire.

Esta brasería otorga además un premio literario cada año, denominado Cazes, en honor al antiguo encargado del establecimiento.

Para los amantes del dulce, les aconsejamos la bella y atractiva tienda LaDurée (en francés), ubicada a solo dos pasos de la iglesia Saint-Germain. Aunque es mucho más pequeña que la de los Campos Elíseos, también es menos concurrida y, por lo tanto, no tendrá que esperar tanto para comprar sus macarrones.

Si toma la rue Jacob o la parte norte de la rue Bonaparte, podrá acceder a las diminutas calles situadas al norte del barrio, que desbordan de pequeñas tiendas independientes. Le recomendamos especialmente los anticuarios de la rue Verneuil y las galerías de arte de la rue de Seine.

Numerosas librerías se encuentran también en este barrio de tradición literaria. Entre ellas, le aconsejamos visitar L’Ecume des Pages. Esta librería, especializada en literatura francesa, está muy bien dotada y es bastante apreciada por los habitantes del barrio. Si prefiere una mezcla entre librería y galería de arte, lo invitamos a visitar La Hune, todo un icono del barrio. Se trata de un establecimiento que ofrece una gran variedad de libros en el campo de la literatura, las ciencias humanas y las bellas artes. Su atmósfera tranquila seguramente lo seducirá, sin contar con el equipo, que puede llegar a ser de gran utilidad.

Direcciones:
Café des Deux Magots : 6, place Saint Germain des Prés, Paris – Distrito 6.
Brasserie Lipp : 151, boulevard Saint Germain, Paris – Distrito 6.
Boutique Ladurée : 21, rue Bonaparte, Paris – Distrito 6.
L’Ecume des Pages : 174, boulevard Saint Germain, Paris – Distrito 6.
La Hune : 16, rue de l’Abbaye, Paris – Distrito 6.

 

5) El Bon Marché

(24 rue de Sèvres, Paris – Distrito 7. M10 ou 12 : estación Sèvres-Babylone)

Le Bon Marché
Crédito : hiro449944 / Wikimedia Commons bajo Creative Commons 3.0

Este emblema de las compras y la moda parisinas se ubica al sur de Saint-Germain-des-Prés.

En 1852, Aristide y Marguerite Boucicaut fundan esta gran tienda llamada Bon Marché, la primera de su tipo en París. Gracias a su principio de “satisfecho o reembolsado” el establecimiento adquiere popularidad rápidamente y comienza a atraer más y más clientes. En efecto, la tienda ofrece una gran variedad de productos a precios bajos que, por primera vez, se muestran sobre el producto, gracias a una etiqueta pegada en el mismo. Como resultado de este gran éxito, los dueños de la tienda se ven obligados a ampliar poco a poco sus locales para dar la bienvenida a una clientela creciente.

Boucicaut pone en marcha un cierto número de estrategias con el fin de atraer más clientes, dentro de las cuales se destacan un aumento del salario de sus empleadas con el fin de que ellas también se vuelvan clientes y la creación de un salón de lectura para que los maridos de las clientes puedan esperarlas mientras estas hacen las compras. Asimismo, organiza grandes campañas publicitarias para promocionar la tienda. La gestión paternalista del Bon Marché se ilustra en la famosa novela de Zola, Au Bonheur des Dames, que muestra de forma fidedigna la situación de la tienda.

Actualmente, el Bon Marché no es precisamente una tienda económica. De hecho, las marcas que ofrece la tienda son en su mayoría de gama alta como Kenzo, Givenchy o Marc Jacobs, entre otras.

De igual manera, la tienda ofrece una gran variedad de productos de papelería y hogar, y se complementa con La Grande Epicerie que se encuentra en el 38 rue de Sèvres (frente a la salida de Bon Marché a la altura de la rue du Bac). Le aconsejamos ir a observar las numerosas especialidades que le ofrecen los diferentes restauradores que trabajan en el lugar.

 

6) Musée du Luxembourg

(19 rue Vaugirard, Paris Distrito 6. M4: estacion Saint Sulpice ou M12: estacion Rennes)

Musée Luxembourg
Crédito : Hadrianus92

Desde el Bon Marché, bajando por la rue d’Assas, se puede acceder fácilmente al Musée de Luxembourg, el cual se ubica en la esquina noroccidental de los Jardines de Luxemburgo.

Aunque no es muy grande, este museo acoge reconocidas exposiciones temporales, perfectas no solo para los amantes de los museos, sino también para los más jóvenes, ya que adapta algunas de sus exposiciones para los niños. Este museo francés fue el primero en abrir sus puertas al público en 1750. Por otra parte, lo administra el senado, cuya sede colinda con la del museo. Aunque las responsabilidades del senado son mayoritariamente políticas, esta institución también se ha comprometido con la protección y promoción del patrimonio francés.

 

7) Iglesia Saint-Sulpice

(2 rue Palatine, Paris Distrito 6. M4 : estación Saint Sulpice)

Iglesia Saint Suplice
Crédito : Mbzt / Wikimedia Commons bajo Creative Commons 3.0

A dos pasos del museo se encuentra la imponente iglesia de Saint-Sulpice, fácilmente reconocible gracias a las dos grandes torres que la enmarcan. Aunque el origen de esta iglesia es bastante incierto, se piensa que una primera iglesia se construyó durante la Edad Media para descongestionar un poco la Abadía de Saint-Germain-des-Prés, cuyos fieles eran bastante numerosos. Esta nueva iglesia se dedicó a San Sulpicio el bonachón. Desde esta época la iglesia ha sufrido numerosas mejoras y modificaciones. El aspecto actual de la fachada data del siglo XVIII y difiere notoriamente del proyecto de fachada inicial, imaginado por Servandoni. El gran frontón central que existió en alguna época fue destruido por los rayos y las torres cambiaron de forma bajo las órdenes de Jean-François Chalgrin, quien terminó de construir la torre norte (o izquierda si se está frente a la fachada de la iglesia).

Si se observa con atención, se puede ver que las dos torres tienen una arquitectura diferente, la torre sur es, de hecho, más alta que la torre norte. En contraposición con los proyectos iniciales de Servandoni, la construcción no es para nada simétrica.

Le recomendamos no solamente detenerse a observar la iglesia, sino también entrar (entrada libre) para admirar la arquitectura rococó que se encuentra en el interior. Además, puede participar un una visita guiada gratuita todos los domingos a las 14:30. No hay necesidad de reservar para realizar esta visita que es organizada por voluntarios. Sin embargo, si desea visitar la parte alta de la fachada o las criptas, deberá inscribirse con anticipación para las visitas que se llevan a cabo el segundo y cuarto domingo del mes a las 15:00 para las criptas y el cuarto sábado del mes a las 14:00 para la parte alta de la fachada.

Para más información visite la página web de la iglesia (en francés).

Antes o después de la visita puede dar un paseo por las calles vecinas, particularmente ricas en tiendas. En la rue Bonaparte encontrará la sede del Instituto Húngaro y la Casa de la China. Asimismo, pasará por diversas tiendas de ropa como Soeur, The Kooples, Zadig et Voltaire, American Retro, Sandro, entre otras, en la rue du Vieux Colombier.

 

8) Visita gastronomica del barrio

¿Le encanta la buena mesa y desea descubrir las joyas gastronómicas de Saint-Germain-des-Près acompañado de un guía? Inscríbase en un paseo guiado por este emblemático barrio. El tour dura alrededor de tres horas y media, durante las cuales un guía le hará descubrir los lugares imperdibles para los amantes de la buena cocina.

Reserve un paseo gastronómico con guía en Saint Germain-des-Prés

 

Nuestros hoteles recomendados en este barrio

5 estrellas:

Hôtel Pont Royal: idealmente situado en el corazón de Saint Germain des Prés, elegante y moderno, cuenta con un personal que hará todo lo posible para satisfacer sus exigencias.

Hôtel Bel Ami: hotel contemporáneo, con habitaciones elegantes, cómodas y perfectamente equipadas, ubicado a 230 metros de la estación de metro mas proxima.

4 estrellas:

Hôtel Saint Paul Rive Gauche (en francés): boutique hotel familiar que combina a la perfección la elegancia francesa y el confort inglés, ubicado en un lugar ideal.

Hôtel Louis 2: a dos minutos a pie del senado, esta pequeña mansión encantadora y luminosa le brinda toda la comodidad de un hotel de gama alta.

Hôtel Odéon Saint Germain: una atmósfera íntima y muy parisina, que se caracteriza por la perfección y delicadeza en cada detalle.

3 estrellas:

Hôtel Sevres Saint Germain: este encantador hotel combina memoria y modernismo en su búsqueda de sobriedad y confort.

Hôtel Notre Dame Saint Michel: boutique hotel excepcional, con una vista imperdible sobre la catedral de Notre-Dame.

Hôtel Saint Germain: este antiguo hotel que data del siglo XVII ha sabido conservar la atmósfera calurosa de las antiguas residencias burguesas.

1 o 2 estrellas:

Hôtel du College de France: ubicado en pleno corazón del barrio latino, a cinco minutos a pie de la catedral de Notre-Dame, cuenta con habitaciones modernas y bien equipadas.

Previous

Nueve cosas a evitar en París y qué hacer en su lugar

Las Grandes Tiendas de París: 4 grandes referentes

Next